Eterno retorno

La mierda llueve a cántaros. El hedor es insoportable y no hay chubasquero o paraguas capaz de resistir la intensidad con que aquellos excrementos caen del cielo. Los humanos corren buscando guarecerse y miran al cielo profundo, eterno e insondable preguntándose de dónde viene tanta hez. ‘Ahí os pudráis con vuestra mierda’, murmuran los dioses del Olimpo después del largo letargo a que estaban sometidos, mientras barren su puerta de todo cuanto los héroes y humanos aspirantes a semidioses llevaron con su imperfección a rastras de sus hazañas.

Un pensamiento en “Eterno retorno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s