Sin el como

Qué triste el bus. Es como si todos estuvieran con resaca. Pero seguramente sin el como. Una ciudad no puede serguir indemne con su rutina tras una brecha en ella durante días. Puede que la gente se haya levantado y salido de sus casa para cumplir con sus tediosas obligaciones. Puede que los comercios regresen a sus horarios normales y las oficinas reabran sus puertas y mesas. Pero es seguro que no todo sigue igual. Algo ha cambiado, algo quizá inadvertido: alguien ha experimentado alguna sensación por primera vez u otro alguien ha paseado bajo la lluvia por primera vez o visto el amanecer, alguien quizá se ha enamorado o, por el contrario, se ha desengañado…

La gente cambia y no lo hace en cosas grandes. Más bien lo hace en cosas pequeñas e inadvertidas. Son estas las que definen a una nueva y totalmente desconocida persona, las que le dan un nuevo color.

Propongo un juego: juguemos a conocer lo que ha cambiado alrededor. Juguemos a disfrutar de esos pequeños cambios y de la vida aun cuando todo parece pretender deprimirnos.

Al fin y al cabo, la primavera ha despertado y con ella todo lo demás.

2 pensamientos en “Sin el como

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s