Siempre “podría”

El chico pasó presuroso directo hacia la puerta y sonrió burlón al verla a ella sentada abstraída en el banco de la entrada. ‘No has venido’ le espetó rápidamente; ella se limitó a sonreír y encogerse de hombros mientras observaba cómo se alejaba el atractivo desconocido. Aquel podría haber sido el principio de una bonita historia. Pero ella no había subido a la charla, así que no había podido hablar más distendidamente con el joven. De nuevo, otro tren que dejaba pasar.

4 pensamientos en “Siempre “podría”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s