Peter (III)

-5

– PABLO ¿HAS VISTO MI BLUSA AZUL?

– NOP – respondió una voz desde la otra punta de la casa. La televisión se oía de fondo. Alba estaba segura de que la había lavado, pero no la encontraba por ningún lado.

– ¿Y PODRÍAS AYUDARME A BUSCARLA?

– ¡VAMOS!

– ¿PABLO?

– ¡SERÁS IDIOTA! ¡ESA ESTABA CANTADA!

Alba frunció el ceño.

– ¡IDIOTA LO SERÁS TÚ! ¿DE QUÉ VAS?

– ¡PERO SI FEDERER ES UN PAQUETE COMPARADO CONTIGO!

El ceño de Alba se desfrunció un momento. ¿Federer? Se dirigió al comedor y vio que en la televisión estaba transmitiendo un partido entre Rafa Nadal y Roger Federer. Ella meneó la cabeza con resignación y volvió a su habitación. Finalmente optó por ponerse una camisa roja, ya que la azul había desaparecido misteriosamente. Se miró al espejo del armario. Estaba guapa después de todo. El rojo le sentaba casi mejor que el azul y, junto con los vaqueros y el poco maquillaje que se había aplicado, estaba favorecida. Después de todo, se dijo, aun era joven.
Cogió su bolso y se dirigió al comedor.

– ¿Nos vamos? – preguntó.

Pablo la miró y sonrió mientras apagaba la televisión.

– Cuando quieras.

El restaurante en el que habían quedado resultó uno de comida asiática. Todos esperaban en la puerta para entrar. Alba saludó a todos uno por uno. Tampoco eran tantos. Se dijo de hacer una cena con la antigua gente de clase y habían resultado solo once: Naiara con su novio, Carlos; Lorena con Juan Carlos; Diana con Javi; Juan con una personita encantadora llamada Adela, según dijo; y Peter. Este último parecía fuera de lugar entre tanta pareja, pero no se dejó intimidar por todos los demás. Lanzaba alguna que otra pullita y todos se lo pasaban muy bien.

– ¿Quién decidió que cenásemos en este sitio? – preguntó Pablo.

– Lorena – dijo Naiara – creyó que estaría bien, sobre todo porque a Alba le encantaba el rollo este chino o japonés.

Todos rieron.

– Que me gustara el manga cuando era joven no significa…

– ¡Cuando era joven! – recalcó Juan Carlos con su acento cordobés.

La cena transcurría alegremente. Hacía casi un año que no se veían. Al acabar la carrera cada uno había seguido un camino distinto y aunque se seguían llamando, hacía mucho que no quedaban como aquella noche. Todo tenía un toque nostálgico, como suele suceder en esas reuniones.

3 pensamientos en “Peter (III)

  1. No te preocupes que quedaremos aunque termines la carrera, después de todo, las redes sociales sirven para mantener el contacto…o no? Jejejeje!😉

    Me gusta

  2. Ohh la nostalgia de fin de curso, motivada por la graduación y demás…Tranqui, sé que me amas y todavía no ha llegado el momento de separarnos xD

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s