Peter (IV)

-4

– Parece simpático.

Alba esperaba en la calle a que salieran los demás, bien de pagar o del baño. Peter se le había acercado sigilosamente hasta ponerse a su lado,
como siempre hacía.

– Lo es. Y muy cariñoso. ¿Qué tal te va todo?

– Bien, bien. Investigando, ya sabes. ¿Qué tal tu trabajo de profesora? ¿Es como te esperabas?

Alba hizo una mueca indefinida.

– No sé, de momento no me desagrada.

– Me alegro.

Hubo un momento de silencio. Como los de antes. Ambos miraban al frente cuando Peter preguntó:

– ¿Y lleváis mucho tiempo?

Ella no le miró cuando respondió:

– Un año. Creo que pronto nos iremos a vivir juntos.

– Me alegro.

– ¿De verdad?

– Sí, caro… ¿por qué no me iba a alegrar?

– No sé.

Hubo un nuevo momento de silencio y entonces la puerta del restaurante se abrió y Juan fue directo hacia Alba.

– ¡Alba, enana! – y la abrazó fuertemente levantándola del suelo mientras esta se resistía inútilmente. Los demás reían de ver su reacción.

2

El día se estaba nublando y hacía un aire bastante molesto. Alba subió las escaleras del hospital con el móvil en la mano. Fue directa a la ventanilla de Admisión, pero antes de llegar alguien le tocó el brazo. Naiara estaba allí con cara de preocupación y la llevó a donde estaban los demás. Algunos tenían los ojos vidriosos. Juan, habitualmente tan alegre, no decía nada y Lorena se acurrucaba entre los brazos de Juan Carlos mientras todos esperaban noticias de quirófano. Alba también quería unos brazos en los que acurrucarse. Al poco llamó a Pablo para explicarle lo que había pasado e insistió en que no hacía falta que fuese. Al cabo de media hora, Pablo llegó con cafés y bollos para todos. Él, como siempre, tan encantador.

Una hora.

Dos horas.

Tres horas.

Un médico se acercó a ellos.

– ¿Son ustedes la familia de Pedro Rodríguez?

Juan se adelantó.

– Sí.

– Pedro por ahora está estable. En este momento está en la Unidad de Cuidados Intensivos. En cuanto haya una habitación disponible se le trasladará y podrán verle.

Todos parecían estar aguantando la respiración y todos respiraron a la vez. El médico les indicó cómo llegar a la UCI después de advertirles de las restringidas horas de visita y se fue.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s