Peter (V)

3

Lorena y Juan fueron directos hacia Peter, quien dormía en la cama. Una cama de hospital, fría e inhóspita, como todo el hospital. Los demás formaron un círculo alrededor de aquella cama y guardaban silencio o, como mucho, susurraban algo. Lorena cogía a Peter de un brazo y Juan estaba allí sin decir nada, simplemente mirando a su amigo.
– ¿Quién se ha muerto?
Susurró entonces él. Abrió los ojos lentamente y los miró con una débil sonrisa. Su vista pasó por todos ellos y se detuvo significativamente sobre Alba quien estaba seria.
– Espero que no hayáis llorado. Eso es inútil.
– Hasta la última gota, colega – aseveró Juan. Todos sonrieron. La tensión seguía siendo alta allí.
– Bueno, pues haced lo que queráis.
Al cabo de un rato algunos decidieron irse para descansar un poco. Habían pasado ya cerca de ocho horas desde que llegaron. Pablo tenía que ir a trabajar y también Naiara. Lorena y Juan Carlos se fueron a comer algo. Juan, por su parte, se quedó dormido en el sillón a pesar de sus esfuerzos por mantenerse despierto. Solo Alba permaneció despierta. Estaba sentada mirando la tele y charlando con Pedro de cosas irrelevantes.
– Oye, ¿tú no te vas? – preguntó este.
– ¿Quieres que me vaya?
– No, joder, pero algo tendrás que hacer.
– Seguramente.
– ¿Y?
– Que si quieres dormir, duerme. Por mí no te preocupes.
El enfermo no dijo nada. La miró un momento en silencio y luego dirigió su mirada a la tele.

-3

Pablo iba de un lado a otro como un zombie. Siempre estaba así recién levantado. Se había quedado dormido en el sofá viendo una serie de televisión y Alba ni siquiera se había molestado en mandarlo a su casa. Esta estaba vacía, ella se había ido a trabajar ya. Miró el reloj. Todavía eran las 9 de la mañana. Sintió hambre. Fue directo hacia la nevera. Estaba medio vacía, pero se las apañó para hacerse un desayuno excelente. Empezaba a tomarse sus huevos revueltos cuando el teléfono sonó. Lo miró extrañado. Se levantó y fue directo a él, pero luego pensó que se suponía que allí no había nadie y que, por lo tanto, no debía coger el teléfono, sobre todo porque no era su casa. Así pues, se dio media vuelta y volvió a sus huevos cuando saltó el contestador.
– Soy Alba, en este momento no estoy en casa (como podrás apreciar, ja, ja) así que deja tu mens… piiii.
Se había acabado el tiempo antes de que ella terminase el saludo. Siempre se enrollaba un montón, pensó Pablo mientras sonreía.
– Mmm… Hola Alba, soy Peter… Mario me ha llamado ¿te acuerdas de él? Tengo un plan que proponerte para este fin de semana.
Pablo tragó un poco de huevo y dejó de sonreír. Miró el teléfono. Pitaba. Peter ya había colgado. Pablo pinchó otro trozo de huevo con el tenedor mientras pensaba en Peter, en las contadas veces que lo había visto y en que Alba siempre hablaba muy bien de él. No le gustaba Peter.

2 pensamientos en “Peter (V)

  1. Bueno señorita, hacía mucho que no me pasaba por aquí, ya sabes, cosa de los estudios.
    Así que hoy me he estado poniendo un poco al día. Por partes:

    -Yo nunca le he tenido manía a Jim Carrey, así que si tu le tienes manía y te gustó esa película, tendré que apuntarla a mi lista interminable de películas pendientes.

    – Grande la entrada “avanzadilla”. Mola como lo describes xD. Estás mejor de tus resfriados y enfermedades varias?

    – Me gusta que hables de la graduación, ya que al final no me contaste nada.
    Yo también he sido siempre incondicional de Teresa Ferrer, me gustaba esa mujer.
    Me contó Fani lo del cuento de Hidalgo, me gustaría leerlo jo😦
    (y también, de paso, tu discurso, que me dijeron que estuviste genial!) Además, me tienes que enseñar fotos.

    – Me gusta el poema “a una bella”, molaría que hubiera caído en el examen, aunque el que salió tampoco estaba mal, no?

    – Me gusta como avanza la historia de Peter. Tengo curiosidad de ver qué ocurre. Aunque he de decir que en el fondo, bajo tu caparazón, eres una romántica.
    Por cierto, siempre me ha hecho gracia que sea un tópico describir los desayunos con huevos fritos / huevos revueltos o similar, puesto que aquí nunca se ha hecho eso xD

    Está feo tener que comunicarse por aquí, pero los exámenes nos impiden hablar. Así que te deseo suerte y ánimo para los que quedan!

    Me gusta

    • ¡Lu!

      Gracias por tus varios comentarios compilados en uno solo.

      Estoy mejor, gracias. Nunca estaré bien del todo, porque lo mío no tiene remedio, pero bueno…😄

      Es cierto que no te conté nada de la graduación, pero mujer, ¡tú tampoco preguntaste! El cuento de Hidalgo lo tengo por casa: me gustó tanto que se lo pedí. No lo publicaré porque no es mío, aunque quizá si lo veo por los pasillos pronto le pregunte si me deja subirlo.

      A mí también me gusta “A una bella”, pero te aseguro que sale ese poema en el examen y morimos todos.

      En cuanto a lo del desayuno de Pablo como tópico: ¡yo sí que he desayunado muchas veces huevos revueltos! Todo depende de las ganas y el tiempo que tengas para hacértelos.

      Bueno guapa, reitero mis gracias por tus comentarios y te deseo mucha suerte a ti también ^^.

      ¡Un abrazo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s