Salvajes

Cuando llegué al cine estaba entre esta y Mátalos suavemente y, si os digo la verdad, entré en Salvajes y no la otra porque era la que empezaba antes. Partiendo de ahí mi criterio quizá no os convenza.

La trama de Salvajes es sencilla: un par de chicos americanos (californianos, de los de surf y playa a tope: muy bonicos, fornidos y majos) tienen su negocio de cultivo y venta de cannabis bien montado cuando de repente llegan unos tipos del sur (de Tijuana, nada menos) con una OPA hostil, una oferta de adquisición de su negocio con unas condiciones poco satisfactorias, poniendo en una situación comprometida el bienestar económico y físico de estos jóvenes emprendedores… Ben y Chon – que así se llaman los jóvenes empresarios interpretados por Aaron Johnson (el chico de Kick-Ass para los que seáis frikis y os gusten esos datos) y Talyor Kitsch (John Carter) – se llevan muy bien, obvio si no tienen problema en compartirlo todo, pero tienen filosofías de vida distintas, y ello conlleva que duden en un principio sobre cómo reaccionar ante los agentes que amenazan su mundo. Ello desencadenará una serie de hechos bastante interesantes, con una saludable dosis de intriga sobre la evolución de algunos personajes.

No sé muy bien qué impresión os habrá quedado de mi repaso argumental. En cualquier caso, el tráiler lo sintetiza muy bien.

Mi opinión en general es que está bien. Y con ello quiero decir que salí mucho más contenta del cine que cuando vi la última de Woody Allen – dónde va a parar. La tesis de la película no es nueva, a saber cómo el mundo o las circunstancias sacan el salvaje que uno lleva dentro o cómo reaccionamos cuando nuestro mundo se ve amenazado. Pero más allá de eso obvio, me gusta cómo juega Oliver Stone con el concepto que los distintos personajes tienen de lo que es o no salvaje, y lo que caracteriza a alguien salvaje.

Así con todo, hubo un par de cosillas que me dejaron fría:

Un punto que no me inspiraba confianza en un principio era que la chica de Gossip Girl (Blake Lively) abriese la película contándonos su rollo pseudoprofundo y siguiese introduciendo su historia de amor y paz con los chicos guapos de la peli. Afortundamente, una vez introducido su idilio amoroso triangular – lo cual es indiscutiblemente importante – la cosa va mejorando. De todos modos, yo no soy excesiva amiga de las voces en off, y en este caso me sobra.

Tampoco me gustó especialmente el juego que hace el director al final de la película, pero eso es cuestión de gustos y ya se sabe lo de los gustos y los colores. A otras personas seguramente les parezca muy curioso.

En cuanto a la interpretación y el desarrollo del argumento: chachis. El personaje de Benicio del Toro me da asco, así que supongo que ha hecho muy bien su trabajo. Y Salma Hayek es una señora que nunca me disgusta. Quiero hacer una mención especial para John Travolta quien, para lo poco que sale, se luce. Ciertamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s