Juego de tronos 3×01

“¿Por qué?” me preguntaba yo ayer a altas horas de la noche, después de haber tenido que aguantar despierta más tiempo del necesario, entre incesantes parones y lentísimas cargas del novísimo episodio de Juego de Tronos. ¿Por qué me ha gustado tan poco? ¿Es porque soy demasiado exigente? ¿es porque, si bien me he controlado, me había creado demasiadas expectativas? ¿Es porque, por un azar del destino o una ignorancia ingenua e infantiloide, pensaba en el fondo que se iban a enderezar del alejamiento que habían dado en la segunda temporada y volverían al redil para bordar el más cargado de los libros de la saga de Canción de hielo y fuego hasta el momento?

No sé muy bien por qué, pero ayer me fui a la cama descontenta y cuando mi madre, ante mi poco receptiva cara a primera hora de la mañana, ha tenido el valor de preguntarme qué tal el episodio, y he respondido sin pensar que mal, entonces la verdad me ha atravesado como el sol atraviesa un cristal. He contestado automáticamente, ¡sin pensar!, lo que quiere decir que no solo no me ha gustado, sino que me ha gustado NADA. Bueno, quizá dos tomas, eso lo concedo… pero dos contadas.

En fin, he asumido – como lo hablaba antes con una amiga – que veré esta temporada, pero la veré por obligación, igual que veía las películas de Harry Potter, sabiendo que no me iban a gustar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s