Crisis hipócrita de una consumista

¿Cómo me quedo cuando veo una flamante máquina expendedora… de libros?

IMAG0317 Yo creía que eso solo se daba en Japón y que lo definitivo había sido cuando irrumpió la moda (visiblemente rentable, puesto que perdura) de los bajos comerciales dedicados, no a un comercio convencional sino a la exposición de cuantas máquinas expendedoras de productos diversos cupieran en el reducido espacio ahorrándose así la necesidad de un dependiente y facilitando además evitarse la inconveniencia de un horario comercial… Y pienso: ¿Puede España seguir cayendo ante mis ojos sin que yo haga nada por evitarlo? Y sigo pensando: si la cultura puede ser vendida en una máquina expendedora, ¿seguirá siendo cultura? ¿Qué define a la cultura? ¿Tráfico de ideas? ¿Y por tráfico entendemos intercambio o compra-venta? Porque una cosa está clara, en este mundo capitalista todo es vendible. Y cuando digo todo, digo TODO, y eso lo sabe todo el mundo.

En fin, es viernes por la tarde, no nos cansemos tanto pensando. Voy a ver una serie que compré por internet, sucumbiendo a la triste hipocresía del consumista frustrado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s