Opus 131

del señor Beethoven para amenizar una tarde que pide lluvia y regala tranquilidad.

El_ultimo_concierto-770083313-largeEl otro día vi en mi amado Cinestudio D’or, El último concierto, película que gira en torno a las relaciones humanas con la excelente obra de Beethoven de banda sonora. Me encantó desde la primera escena hasta la última. Las interpretaciones de los cuatro protagonistas es espléndida, pero sobre todo me maravillé con Philip Seymour Hoffman, que parece que ha nacido para hacernos creer lo que se proponga sin el más mínimo esfuerzo. Hubo escenas en las que me dejó sin aliento, la verdad. Pero también el personaje de Christopher Walken, con su complicada y triste historia, me tuvo en vilo y me hizo plantearme cómo reaccionaría yo en una situación como la suya, en la que los fundamentos del mundo de uno se tambalean sin remedio, y de pronto aquello que era seguro deja de serlo.

No sé, me pareció una película excelente y cautivadora, sobre las relaciones humanas, sobre la amistad y el amor (distintos tipos de amor) pero, sobre todo, sobre el poder arrollador de la música. El principio y el final, podréis verlo cuando la veáis, engloba la película en un marco perfecto en el que la música lo es todo.

Ah, y si os apetece, regaladle a vuestros oídos esta pieza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s