La incoherencia del ser

El señor Henri Bergson (París, 1859 – Auteuil, 1951), que se aburría mucho con su tiempo, decidió escribir un libro llamado La evolución creadora que habla de la evolución de la vida – de los seres vegetales y animales – como algo impulsado por la propia conciencia en su deseo de cobrar cierta independencia de la materia. Así pues, un animal realmente evolucionado es aquel que tiene un aparato sensorio-motor más desarrollado, uno tal que le permita mayor posibilidad de movimientos, sin la necesidad impositiva de responder a meras las rutinas de su clase. Esa evolución es la que ha derivado en la inteligencia y, si bien por el camino perdemos la intuición que es como el lado más positivo del instinto y que nos proporcionaría, en ciertos ámbitos, una mayor capacidad apreciativa de las cosas, la inteligencia, junto con la amiga conciencia, son aquello que caracteriza al ser humano como infinitamente superior a los demás animales.

Eso es lo que dice el señor Bergson, no lo comparto, pero tampoco lo juzgo, porque mucho tuvo que pensar el señor para montarse semejante hilo de argumentos. Ahora bien, menciono este curioso libro porque después de leer algunos fragmentos he llegado a la conclusión compartida con él de que el ser humano es algo verdaderamente complejo. Ya sea porque, como dice él, está compuesto de sentimientos, pensamientos y otros planos que, aun siendo cosas distintas, responden a la abstracción de distintas partes de un mismo individuo, ya sea porque, en verdad, la gran mayoría de nosotros somo raros de cojones. Y los que no, es que somos tontos.

Por un lado es innegable que necesitamos nuestra independencia – igual que la conciencia que, según Bergson, impulsó nuestra evolución – pero a la vez es imperativa nuestra pertenencia a un grupo que nos proporciona ciertas cosas que, por nosotros mismos, no podemos conseguir. Esas cosas… aún estoy dilucidando cuáles son exactamente.

Esa dualidad de individualidad y grupalidad, esa teórica prueba de nuestra evolución que sería nuestra inteligencia y la independencia de nuestra conciencia me veo obligada a ponerlas seriamente en tela de juicio, sobre todo durante estas fiestas. Porque durante toda la navidad me he he encontrado con la eterna disyuntiva de querer evitar a la gente y verme abocada a sufrir su compañía. ¿Dónde está ahí la libertad de conciencia? ¿Dónde está el beneficio de la sociabilidad? No se trata de algo concreto de mi familia, no, ellos no son hoy el objeto de mi crítica, sino del bombardeo a que uno se ve sometido, esté donde esté, sea cual sea su disposición hacia estas fiestas y a la “necesidad” de la gente de reunirse.

Y luego ¿en qué momento se decidió que mentirle a los niños sobre una serie de personas inventadas y sobre el origen y propósito de la festividad era inteligente? ¿Por qué – me pregunto cada navidad, cada año – alguien inventaría una festividad tan inaguantable como las Navidades, tan vacía de sentido real, tan impulsada por un denostado espíritu consumista, tan falsamente familiar, tan lleno de mentiras a las que se llama “ilusión”?

¿Y quién dice que pasar tiempo con gente que no te cae bien, a la que has estado huyendo todo el año, precisamente porque no te cae bien, va a ser distinto y te va a reportar bienestar en una semana concreta?

Escribo esta entrada, después de tantos días de silenciosa tortura, para expresar mi más sincera alegría de que estas fiestas acaben. Eso y mi perplejidad de que, a pesar de la crisis y de que al parecer todos estén pobres y viviendo de la ilusión de los juegos de azar, a la gente le haya dado por poner lucecitas a diestro y siniestro por los balcones. Inteligente. Sí, señor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s