Mientras durara el sueño

La noche era oscura y albergaba horrores, pero más oscura eran las fosas nasales de su abuela, por lo menos desde su baja perspectiva. Y más horrores albergaba en momentos como aquel en que andaban congestionadas y sobrecargadas de un líquido – si tal podía considerarse la sustancia por su consistencia y densidad – que amenazaban desde la compuertas, a la espera únicamente de que cualquier impulso interno, lo propulsase al exterior con el ímpetu de una embestida de toro.

Alfredo debía de ser masoca, porque a pesar del horror que sentía del espectáculo y más aún de las posibles consecuencias de su cercanía, se deleitaba en aquella grosera visión, aguardando, de hecho, el temido momento, con la expectación de quien aguarda, precisamente, la cornada que no parece llegar nunca pero que, con toda seguridad, se espera.

– Ahí dentro hay algo.

– ¡Tú eres tonto, Alfredín, claro que hay algo! ¡Mocos, y muchos, así que aléjate de ahí! – le imprecó su madre, sin comprender a qué se refería exactamente Alfredín.

Por única respuesta, sin embargo, el niño negó con la cabeza, convencido de lo contrario. Ahí dentro había algo. Más oscuro y más siniestro que los mocos. Aquel día había algo en las fosas nasales de su abuela, algo profundo y cautivador. Y entonces, en un ronquido mal dado, la cabeza de la abuela se fue hacia atrás y la boca quedó automáticamente entreabierta, captando la atención de Alfredín. Aquella también estaba diferente hoy. A diferencia de otros días, hoy no era aquella una boca sin más, sino algo misterioso, la entrada a una cueva sugerente, la antesala a un mundo enorme y dorado, con montones de tesoros, pero también de lava saltarina y peligrosa. Aquella boca, no ya de una abuela, sino de una cueva, se mantenía abierta, cual invitación retadora, a una aventura desconocida… mientras durara el sueño vespertino de la mujer, el cual mantenía en completo vilo al pequeño Alfredín.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s