Ética de un pronto

Hoy me siento Tarantino. Esto quiere decir que mataría. Y además me ensañaría. Porque en la saña está el placer. Matar por matar no tiene gracia. Ya que lo haces, lo haces de modo creativo y disfrutándolo lo máximo posible. Esto de matar en un ataque de ira, rabia, celos, enajenación, no tiene gracia, porque definitivamente se desaprovecha el momento. Lo peor de los prontos, es que luego viene el arrepentimiento, que es el más molesto de los sentimientos. Mientras que si haces algo de modo premeditado, algo que de verdad pretendes y quieres, y sabes que quieres, y has planeado y cuyo deseo has albergado en el corazón, entonces eres consciente del momento que vives y lo disfrutas. Lo mismo ocurre cuando quieres comprar algo, un helado por ejemplo. No se trata de ir por la calle y de repente ver un puesto de helados y comprar uno. Lo que de verdad causa placer es tener el deseo de comerse un helado y postergar el momento climático, porque cuanto más larga es la espera, mayor es el placer de la satisfacción del deseo. Hoy mataría. Y me ensañaría. Pero mañana vendría el arrepentimiento y el placer de hoy se estropearía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s